miércoles, 2 de abril de 2014

Cine, ¿Qué ver?: Ocho apellidos vascos.

Publicado por Penny TheGoft en 4/02/2014 09:30:00 p. m.
OCHO APELLIDOS VASCOS. 

Si eres de España este título te debe estar sonando en este mismo momento, piénsalo, seguro que hay una parte de ti que sabe que lo ha oído en alguna parte.
Y es que, Ocho apellidos vascos esta siendo la película rompe taquillas de España, de momento la más taquillera del cine español, y sigue en aumento. Pero, ¿se merece realmente el film de Emilio Martínez-Lázaro batir todos estos récords?
Así que integrado por esta nueva sensación de pantalla, TheGoft fue a verla y juzgarla aprovechando la fiesta del cine, que justo acaba hoy miércoles. 
Ahora, enumero todo lo malo y bueno que consiguió en mí esta película. 
Lo primero de todo, impresión cinéfila: Os preguntaréis, ¿eso existe? Sinceramente, no estoy segura, pero si no es así desde aquí creo un nuevo término, y es que no hay mejor sensación en un cine, que entrar por la puerta al cuarto medio oscuro y observar todos y cada uno de los asientos ocupados, excepto el tuyo. La sala de Ocho apellidos vascos estaba repleta, la gente comiendo palomitas, bebiendo refrescos, susurrando con impaciencia por ver la película, y no me digáis de esa típica emoción que te sucumbe cuándo se apagan las luces, y comienzan a surgir las primeras imágenes de la película, después de todas esas falsas esperanzas que acaban siendo tráilers de películas que a lo mejor algún día ves. Todo ese sentimiento, multiplicado en una atmósfera llena de personas que tienen tu mismo deseo, ver la película, eso es impresión cinéfila. 
Sigamos, se acaban los tráilers y comienza la película. Silencio sepulcral, y nos vamos a Sevilla, donde nuestros protagonistas se encuentran. ¿Qué decir? Las películas españolas suelen tener un punto surrealista, y Ocho apellidos vascos lo tiene al principio... sobretodo. Una vasca en una despedida de soltera, un sevillano contando chistes sobre vascos... Y toma, comienza la chispa. Pero como dice el dicho, del odio al amor hay solo un paso, y menos de un paso hay en esta película, y es que si hay palabra para describir el principio es rápido, muy rápido.
Y entonces es cuándo estás en tu butaca, comiendo palomitas y te dices a ti mismo, no me va a convencer, no debería haberme echo caso de los numeritos de entradas vendidas. Y comiences a arrepentirte, y la película sigue, y en ¡puf! estás enganchado. 
¿Es la trama de ese amor contrariado? ¿Son esos chistes que te hacen casi llorar de la risa? ¿Es Dani Rovira imitando el acento vasco? ¿Es el malhumor del personaje de Clara Lago?
Ni idea.
Solo sé, que sales del cine y acabas sin palomitas y con una sonrisa de lo más grande en la boca, con la cancioncita de Sevilla tiene un color especial, metida en la cabeza.
¿Qué si recomiendo está película? Absolutamente que sí. 
Con una trama ligera, atrayente, el humor fresco de Dani Rovira, y todos esos tópicos sobre andaluces y vascos elevados hasta el límite para darnos cuenta así de lo absurdos que son, Ocho apellidos vascos es sin duda una buena apuesta. 
Si no tenéis planes, id al cine y ver Ocho apellidos vascos. Mientras tantos TheGoft, esperará con muchas ganas su segunda parte Nueve apellidos catalanes. 

Aquí os dejo el tráiler:



-Penny

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

TheGoft Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos