domingo, 27 de abril de 2014

1#VIAJES: Luxemburgo.

Publicado por Penny TheGoft en 4/27/2014 02:26:00 p. m.
¡Hola viajeros! Como ya sabéis creamos este apartado de #VIAJES, para traeros las curiosidades, los paisajes y los sitios a los que hemos viajado para aquellos que no puedan explorar el mundo como les gustaría.

Comenzamos esta sección con la ciudad de Luxemburgo, capital del país del mismo nombre. Vamos a empezar:

DETALLES TÉCNICOS:

-Luxemburgo se encuentra en Europa Occidental, rodeado de Francia, Alemania y Bélgica.
-Es el octavo país más pequeño de Europa, y el 178 a nivel mundial.
-Tiene un total de 537,039 habitantes y Luxemburgo ciudad solo 86.009 (siendo el lugar del país con más gente).
-Luxemburgo es un  país puramente bilingüe. Hablan desde el francés, al alemán, hasta el luxemburgués, que es una mezcla de los dos anteriores.
-Su bandera son tres franjas de distintos colores, rojo-blanco-azul celeste. 

OPINIÓN PERSONAL:

Cuándo fui a visitar Luxemburgo, el verano de 2013, lo primero que me llamó la atención era el verde. ¡Todo era verde! Un montón de árboles, y plantas por todos lados, bosques y explanadas de césped en las que te apetecía tirarte y casi hacer la croqueta. Eso me encantó y mira que estábamos en pleno julio. 
La ciudad de Luxemburgo es un lugar pequeño, acogedor, y con mucha mezcla de gente. Allí vi a personas de todo tipo de nacionalidades, e incluso me encontré con unos cuántos españoles, con los que acabamos haciendo el típico intercambio de "me echas una foto y yo te echo una a ti". Y es que los paisajes que nos ofrecía la ciudad eran increíbles. Luxemburgo se encontraba dividida en dos partes diría yo, la de arriba y la de abajo. Rodeada por fieras murallas, presentaba así pequeños acantilados en prácticamente todos los puntos de la parte superior de la ciudad, dónde se encontraba la zona más financiera y moderna. 
Abajo, en cambio, era la perfección para hacer un picnic. Praderas verdes, casas de cuento, y un río que cruzaba por ella.  ¿Se podía pedir más?
Si hay otra cosa que sorprende de Luxemburgo es su cuidado, todo esta limpio y la gente respeta mucho los alrededores. Creo que no vi un solo grafitti, o una papelera desbordada en toda la ciudad. Tampoco hay excesivo ruido, la gente camina con tranquilidad, y en sí, el lugar es nada estresante. 
Los edificios son señoriales, muy formales, muchos de ellos con formas redondeadas, y tejados negros, la ciudad también se caracteriza por las plazas, alargadas y rectangulares, en las que nos encontrábamos siempre un montón de elefantes.
 ¿Elefantes? Sí, elefantes tal y como leéis, pero no de los de verdad. Estatuas, coloreadas con distintos motivos, flores, libros, pinchos, leopardos... Había de todo. Y lo más divertido era ir por la ciudad andando y encontrarte a uno de estos amigos simplemente parado ahí, en el lugar más recóndito posible, observando el paisaje como si nada, o mirando directamente hacia ti. No sé sinceramente cuántos de estos elefantes me pude encontrar mientras paseaba por la ciudad, pero no descartéis cincuenta o así. 
Otro gran atractivo de Luxemburgo son sus murallas, y puentes que cruzan el río, y en los que se esconden cuevas con pequeños espacios, convertidos ahora en terrazas, que dan al exterior. Estas cuevas se puedes visitar, son un museo, y cuestan un par de euros por persona, pero si no quieres pagar puedes adentrarte un poco a las cuevas hasta la parte en donde se encuentran las taquillas, o recorrer la fortaleza por la parte superior, totalmente libre y a la par de la carretera y los edificios, con unas impresionantes vistas. (Si tienes vértigo a lo mejor no debes asomarte demasiado)

CONCLUSIÓN:

Luxemburgo es una ciudad tranquila, cuidada y recomendable para ir a visitar, pero tampoco una gran cantidad de tiempo, en un día te da tiempo a recorrer prácticamente lo más importante de la ciudad. Si quieres relajarte pero sin aislarte tampoco demasiado, es tu ciudad. No hay demasiado jaleo, y los paisajes son relajantes hasta decir basta, su población es amable.( la gente te ve perdido y simplemente se acercan y te ayudan a encontrar el lugar sin tu decir nada. Esta comprobado. Por dos veces.) Las murallas valen la pena de ver,  y casi lo mejor que puedes hacer es dejar que tus pies te lleven por la ciudad por si solos y observar los paisajes que se te presentan. 

Después de leer esto, ¿Os gustaría estar en Luxemburgo? ¿Es vuestro tipo de ciudad o preferís ir a otra? O, ¿ya habéis estado en Luxemburgo? ¿Qué os ha parecido?

¡Nos vemos en el próximo apartado de viajes!

-Penny.




0 comentarios:

Publicar un comentario

 

TheGoft Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos